EL ROMANTICISMO

Cuando hablamos de amor solemos relacionarlo con el romanticismo, por la idea romántica que tenemos del enamoramiento. El romanticismo se desarrollo en el siglo XIX en los distintos ámbitos culturales e intelectuales.

En las ciencias naturales, la idea del cambio se presenta con las teorías de La place sobre el origen de los planetas en relación con el sol, y con las ideas de Herschel, quien realiza importantes investigaciones sobre el carácter de las galaxias y la profundidad del espacio. En la química, Dalton da a conocer la teoría atómica explicando las combinaciones de los elementos. En historia natural, Lamarck estudia la idea del transformismo en la variación de las especies, de la que parte Darwin para sus teorías personales. Humboldt, por medio de sus experiencias de América, demuestra los cambios de la flora según la latitud y altitud, comprobando la influencia del medio ambiente en la naturaleza.

En el terreno artístico, el poeta alemán Goethe descubre nuevos caminos de libertad y exaltación de la expresividad; Beethoven revoluciona la rigidez dispuesta en la música clásica, y Goya sustituye los formalismos pictóricos de la época por una nueva estética de provocación.

Las consideraciones antes señaladas se relacionan con la filosofía de Hegel, cuyos textos se dan a conocer en los principios del siglo XIX y que en gran medida corresponden al espíritu romántico. 

En general el romántico presenta una gran angustia definitiva, una inseguridad vital ante un cosmos contradictorio, inaprehensible. El individuo romántico tiene que restringirse a su propia intimidad y a las posibilidades espirituales que ésta le proporciona. Algunos se vuelcan en la fe religiosa, mientras que otros se encierran en su actitud pesimista.

El poeta también tiene la capacidad del cambio gracias a su libertad creativa que le permite inventar mundos idealizados y magníficos. El artista establece una sensibilidad si ataduras; su obra es subjetiva, pues predomina el sentimiento sobre la razón.

El romántico exalta su emotividad en la búsqueda de sí mismo, el culto al yo es un grito de protesta y de liberación contra la rigidez neoclásica. 

Así que ya tienes un dato para saber por qué se relaciona al amor con el romanticismo… 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: