ME HACES FELIZ???

Cuando nos enamoramos solemos toparnos con la idea de que la persona amada se va a convertir en nuestra felicidad y que por el hecho de haber encontrado el amor vamos a ser felices.

que felices enamorados

Al enamorarnos pensamos que nuestra pareja es nuestra felicidad y no es así, ser felices depende de nosotros mismos y de las acciones realizadas para nuestro bienestar. Además la felicidad es una sensación que debemos compartir con la persona amada, no algo que debemos exigir de ella, ya que es más una cuestion individual de satisfacer la sed más profunda del ser humano. Para poder recibir amor debemos primero dar amor y lo mismo pasa con la felicidad.

La siguiente canción es muy buena por si la quieren dedicar…

Dentro de una relación de pareja, solemos creer que la felicidad depende del ser amado y no de nuestra capacidad de amar, responsabilizando a la otra persona de nuestro sufrimiento al no sentirnos correspondidos. Nos angustiamos por no sentirnos plenos con nuestra relación, pero no nos ocupamos de llenarnos espiritualmente para ser el reflejo de lo que sentimos y expresarlo con nuestras parejas. Ser feliz es hacer lo mejor para nosotros mismos y para los que nos rodean y disfrutarlo, y al igual que el amor es algo que no se busca sino que llega por sí sola. Cuando buscamos la felicidad en algo en especial, en este caso en la pareja, este algo obtiene más valor que la felicidad misma.

sería genial que la felicidad y el amor fueran para siempre

Con frecuencia afirmamos ser felices al obtener algo, en este caso somos felices cuando obtenemos una relación, por lo cual no recomiendo esperar la felicidad de la pareja; ya que al igual que los objetos las relaciones se desgastan y cuando la relación se acaba se va con ella la felicidad…

Anuncios

MI AMIGO?!!!

De seguro varias chicas, al igual que yo) han pasado por la experiencia de tener a un amigo que termina enamorado de ellas, y comprenderán lo difícil que resulta esta situación. 

Hace poco encontré a un buen amigo al que tenía mucho tiempo de no ver, para ser exacta, tenía año y medio de no verlo. Después de reencontrarlo me puse a recordar lo mucho que disfrutaba su compañía, lo divertido que era pasar tiempo a su lado; debo reconocer que lo quiero muchísimo y que es una persona muy especial en mi vida; pero no se puede tener todo en el mundo. Hay cosas que uno no puede controlar y que simplemente están fuera de nuestras manos por lo extraordinarias que resultan, como los sentimientos. Tal vez ya se imaginan lo que sucedió, “se enamoro de mí”, la verdad es que fue una situación muy difícil.

Hace 4 años él me declaro su amor, pero fue un poco tarde porque yo comenzaba una relación con un amigo suyo (quien por cierto me lo presento el) y me encontraba demasiado enamorada como para dejarlo; me costó mucho rechazarlo y sentí horrible cuando él me vio con su amigo, pero por fortuna, no lo tomo mal. Obvio sintió feo, pero aún así se porto muy comprensivo y continuamos tan amigos como siempre. Las cosas fueron así por más de un año hasta que mi noviazgo con su amigo termino. Después de eso, me volvió a reiterar su interés de ser más que mi amigo, pero como comprenderán yo no me encontraba en situación de iniciar una nueva relación, así que por segunda vez le dije que no. Él muy lindo lo entendió y respeto mi decisión, no sin dejarme en claro que no se iba a rendir.

Hasta hace año y medio que lo deje de ver ya habían pasado casi 2 años que él seguía esperando por una respuesta positiva de mi parte, pero como todo, tuvo un límite y se canso de mi indecisión. Debo confesar que me dolió mucho tener que poner distancia entre nosotros, y más porque en el tiempo que lo hice esperar compartimos muy buenos momentos juntos, pero en definitiva fue lo mejor que pudimos hacer, así el podía sacarme de su mente y yo dejaría de sentirme culpable por no corresponder su amor.

Aunque hay momentos en que me arrepentí pensando en lo feliz que me pudo haber hecho como pareja, porque en realidad es muy lindo, detallista, caballeroso, respetuoso, en fin, es la clase de chico que cualquier niña quisiera como novio (menos yo); me siento alegre y conforme de saber que el tiempo que tal vez pudo perder conmigo lo aprovecho para estar bien y aprender a ser feliz.

La verdad es que lo extraño mucho y me gustaría que las cosa fueran como antes, pero me queda la satisfacción de saber que siempre que lo necesite va a estar presente y nunca va a dejar de velar por mí como yo lo hago por él… 

Esto me hace recordar una canción que me dedico cuando solíamos frecuentarnos, hay se las dejo…